RSS

"cuando yo muera, no va a quedar nada"

12/5/08

Por Christian Martínez Santos.

Cuando yo muera, no va a quedar nada. No tengo hijos, no tengo propiedades, no tengo nada. Ni el perro de la casa es mío (…) (1)

Leo y releo esta frase que me habla de un momento del 11 de septiembre de 1973, cuando cerca de las 13:00, el periodista y amigo personal del presidente Allende, Augusto (Perro) Olivares, se suicida con una ráfaga de su metralleta UZI en la sien, esto ocurre en el sector de la intendencia de Palacio.

El “Perro Olivare”, como era conocido, murió a los 43 años de edad, luego de haber acompañado al presidente Allende en los momentos más duros de la resistencia del Palacio de la Moneda, el bombardeo de los aviones Hawker Hunter de la FACH.

Olivares, a quien pertenece la cita inicial, al igual que los que lucharon contra la dictadura militar, conocidos y no conocidos, no pueden ni serán hombres y mujeres que con su muerte “no va a quedar nada”, son hombres y mujeres que lucharon consecuentemente por sus ideales de libertad, que lucharon porque en Chile no existiera el terror, la tortura, la desaparición ni la dictadura. Hombres y mujeres que, como el “perro” dieron muestra de lealtad y convicción.

Muchos hombres y mujeres dieron sus vidas o, los que sobrevivieron, parte de ella, a una lucha sin descanso contra la dictadura, nunca esperaron ser parte de la historia de Chile, ni ver sus nombres en las plazas, o estampados en la memoria de las nuevas generaciones.

El “Perro Olivares” es uno más de los hombres y mujeres que murieron, sin tener plena conciencia de su importancia para la historia de Chile, particularmente para aquella historia que nosotros, las nuevas generaciones, debemos rescatar del olvido.

---------------------------------------
(1) GOLPE 11 de septiembre de 1973 / Ascano Cavallo, Margarita Serrano / Pag. 178. / (Palabras  escuchadas a Augusto Olivares por parte de Leonardo Cáceres.)

1 comentario:

Daniel dijo...

con tus palabras heces presente a todos aquellos que fueron injustamente callados en ese osucro periodod de la historia de Chile.